Prostitucion de lujo relatos porno de prostitutas

prostitucion de lujo relatos porno de prostitutas

Tenemos marisco, ya sabéis que es afrodisíaco. Que te entra un hormigueo aquí — puso su mano en mi entrepierna. Te sube un calorcito desde aquí, pasando por las tetas, los pezones se ponen duros — seguía la explicación con sus manos, para que pudiera entenderlo bien. José hijo y Tina seguían dale que te pego, José padre me ayudó a sentarme, yo tenía que subirme el vestido, porque con lo estrecho que era no podía casi ni moverme.

Me quedaron los muslos casi completamente al descubierto y ahí estaba el conde sin perder detalle. Ahora se estaban repartiendo las ostras y jugueteando con ellas en los labios de Tina, le pasaba la ostra por los labios y ella la lamía con la puntita de la lengua y después se la daba a él. Me acercó una a la boca y se le cayó, justo en el canalillo. Huy perdona, y sin darme tiempo a pensar me metió la mano entre las tetas con la excusa de recuperar el marisco. No tuvo mucha suerte en la pesca porque tardó muchísimo en encontrarla y no desperdició la ocasión de sobarme las tetas y pellizcarme los pezones.

Me estaba poniendo muy caliente, ahora entendía lo del afrodisíaco. Ahí estaba Tina con la falda por la cintura, el culo en el frio cristal y las piernas bien separadas.

Claro que su hijo le estaba atacando el coño e Tina a lengüetazos y parecía que la estaba llevando al séptimo cielo. A mi no me parecía que estuviera muy cómoda, ahora tenía la polla del condecito en la boca y no parecía que pudiera respirar muy bien.

Pero el conde me dejó casi en pelota picada en un santiamén. Ya estaba desnudo y menuda tranca, debía ser de aristócrata. Se la estaba manoseando y me acercó a la boca — — No, no, yo no hago esas cosas. Tina se volvió hacia mí dejando la faena un momento, los dos se me acercaron y entre los tres empezaron a meterme mano.

El condecito empezó a besarme, vaya lengua, el conde se dedicó a mis tetas y Tina se amorró al pilón y empezó a trabajarme los bajos, a los cinco minutos cambié la lengua del hijo por la tranca del padre, sin casi darme cuente y empecé a comérmela con verdadera devoción.

Y yo como una tonta chupa que te chupa, tenía unas ganas locas de que me jodiera y me sorprendía a mi misma gritando — — Fóllame ya, métemela de una vez — — Eso es lo que quería yo, que me lo pidieras, tómala toda…. Me tiró en la alfombra, con un cojín bajo el culo, para levantar la pelvis y facilitar la penetración, apuntó su capullo y empezó a empujar, sin prisa pero sin pausa. Sentía como si me estuvieran quemando las entrañas,. Mientras tanto el condecito le estaba dando por culo a Tina, que manera de apretarle las tetas, con una mano le tiraba del pelo y con la otra le estrujaba la teta, como se cimbreaba con sus embestidas, hasta que se corrió en sus nalgas… El condecito me miraba con lujuria.

Te voy a echar un polvo de campeonato, Lolita… — — De cambiar nada, tiene agujeros para los dos… dejaremos que Tina descanse, le das unos tutes que no veas. Se pasaron como una hora y al final me follaron los dos, el condecito pretendía darme por culo pero el padre le dijo que tiempo habría de inaugurar la segunda vía…. Salimos de la casa de madrugada, escocidas y hechas polvo, pero con un buen fajo de billetes, mi primer sueldo, ahora ya sabía cual era la profesión de Tina y parecía que yo me había graduado con buena nota.

Ya en el coche me dijo. Así que tome un taxi de regreso y le dije que me dejara en un parque que esta cerca de mi casa. Durante el camino se me ocurrió una forma muy deliciosa de terminar la jornada. Al llegar a mi destino le dije al taxista Disculpe, no tengo efectivo pero si usted quiere le puedo pagar de otra forma, mientras con una de mis manos le acariciaba su vega por encima de su pantalón. Su silencio me lo dijo todo. Así que le saque su tranca y me esforcé por darle la mejor mamada de su vida.

Cuando baje del taxi me puse a pensar en lo que habia hecho y recorde lo que habia visto decir a una prostituta en un noticiero de la telvision: Yo no represento y no tengo porque representar a las mujeres de este mundo. Karin ya te he leído antes, y aunque algunas de tus descripciones son un poco toscas, al menos logras que uno lea todo hasta el final. A lo mejor si perseveras, podrías tener futuro como novelista erótica.

Pero el sexo es mas que una cosa entrando en otra. Raro eres un caso raro pues las prostitutas odian hacer esto pero lo hacen por necesidad pero quiza estabas muy caliente esa noche.

Como dicen, para gustos colores, si esta es tu historia o es tu fantasía, no soy quien para jusgarte, en lo que a mi respecta, tu relato me agrada, y como dices, no tienes porque representar a todas las mujeres, son simplemente tus fantasías. Me causa morbo saber que puedes disfrutar de estas situaciones y te imagino en ellas.

Suerte con tus relatos, los leere conforme vengan. Mi correo es kalicr hotmail. T felicito, es un buen relato de sexo, tal vez poco erótico, pero cumple con el cometido que la mayoría buscamos en este tipo de lecturas: Si fue cierto muy tu cola.

Si tienes otros relatos como este enviamelos a kaliman hotmail. Gracias por sus comentarios!!! Muchas gracias a todos por sus comentarios. Me alegra que mi relato le haya gustado a la mayoria. Hola karin de ser cierta tu historia creo q te arriesgaste demasiado por cumplir tu fantasía pero ya la llevaste a la realidad, en fin, solo sé precavida, cuidadosa y nunka nunka dejes de quererte, un beso! Las prostis me ponen a Desde la tipica callejera pintarajeada con tacones y minifalda a la prosti de lujo que llamas a tu casa.

Soy prostituta desde hace años Desde vivo de los hombres y me ha gustado tu historia,lo que pasa que yo empecé a alquilar mi cuerpo cuando me divorcié del padre de mis 5 hijos ,si no no lo hubiera hecho ,aunque hay dias que te acuestas con que te ponen y otros dias que no que son la mayoria ,yo con los años acabé siendo ademas la Madame de esta casa donde tambien alquilo mi cuerpo ,mi cuerpazo dicen mis amiguitos mas veteranos,y asi he sacado adelante a mis hijos.

Hhhaaaayyaaaaayyyy hayay mami ami me ubiera gustado saver donde t pusistes para ir a disfrutar de una tremenda coji mmm que rico lo cuentas he. Mi noche de prostituta. En respuesta a sagi Raro eres un caso raro pues las prostitutas odian hacer esto pero lo hacen por necesidad pero quiza estabas muy caliente esa noche 3 likesMe gusta. En respuesta a kaliman En respuesta a luli En respuesta a jimy En respuesta a galleta Woooo que atrevida mu gusto mucho 1 likesMe gusta.

Quedé en ropa interior y me dijeron que me la quitara también; les pedí que ya me dejaran ir y uno de ellos dijo: Ya estuvo, muchachos encuérenla y llévenla así a la delegación; dicen que así la encontraronâ? Me desabroché el sostén y lo dejé caer al suelo junto con el vestido; con un brazo me tapé los senos mientras me quitaba los zapatos y las medias; ellos ya no hacían ruido, pero noté sus miradas morbosas sobre mis curvas.

Los miré tratando de que se apiadaran de mí, pero sus miradas frías me decían lo contrario; solo me quedaba la mini tanga que me había puesto para que Gerardo se emocionara; pero al verlos supe que también me la tendría que quitar.

Choqué contra la pared; me arrinconaron y uno de ellos me mostró unas esposas. Al principio sentí un poco de dolor, pero poco a poco se fue transformando en placer. Fueron varios minutos que él estuvo con su mete-saca que me hizo sentir un placer mayor al que yo había sentido con Gerardo. Unos momentos después, yo estaba a punto de venirme cuando el poli con un gran grito soltó sus descargas de semen dentro de mí. Lo irónico del asunto es que yo ya estaba deseando que el siguiente entrara, para poder terminar y aunque sabía que los seis iban a pasar por mí, en ese momento el placer dominaba todo mi ser, detal manera que cuando el siguiente me penetró empecé a moverme al mismo ritmo que él para poder venirme.

Unos minutos después lo logré; por fin tuve un profundo y delicioso orgasmo que me hizo sentir que valió la pena el haber satisfecho a los polis. De nuevo me mordí los labios, pero esta vez para que no escucharan mis gritos de dolor. No se detuvieron, el poli entró y salió de mi durante un buen tiempo hasta que también soltó toda su leche dentro de mí.

Todos se vinieron dentro de mí y mi vagina quedó muy rozada; me ardía bastante cuando ellos me quitaron las esposas. Les pregunté que hacían y me dijeron que ya nos íbamos, pero que me sacarían de allí como llegamos.

No quedé muy convencida, pero tuve que aceptar sus argumentos. Me callé, pero seguí nerviosa. Hubiera querido tomar mi celular y llamar a Gerardo, pero mi bolsa estaba en el piso de la patrulla y el teléfono adentro; era imposible sacarlo. Un poco después llegamos a un edificio donde había varias patrullas afuera; nos estacionamos y ellos bajaron; uno me abrió la puerta y me sacó mientras otros polis que estaban allí les decían: De nuevo todos los hombres me miraron con morbo mientras el poli me abrió paso hasta un mostrador y allí nos detuvimos.

Un señor casi pelón, flaco, chaparro y con unas gafas que se sostenían de su prominente nariz con traje y sin corbata se levantó de un escritorio y le preguntó al poli: Con la novedad, Licenciado que encontramos a esta prosti ejerciendo en lugar prohibido; se le recomendó apartarse del lugar, pero en cuanto nos alejamos volvió a la esquina y tuvimos que traerla; se resistió al arresto y utilizó palabras altisonantes en contra de mi pareja y yoâ?

Mientras el decía todo eso, el tal Licenciado me recorría de arriba abajo con la mirada y no disimulaba su morbo, deteniendo su vista en el escote de mi pecho y luego viendo mis piernas, también durante la letanía del poli intenté hablar para explicar que todo era mentira, pero el tal licenciado me hizo señas de que me callara.

Obedecí esperando que cuando terminara el poli me dejaran hablar a mi. Pero cuando el poli terminó, el licenciado le dijo: El Licenciado me barrió de nuevo con la mirada y dijo: Pues métela en los separos 72 horas para que se le quite andar de desobedienteâ?

Tuvieron que llegar otros tres polis y solo de esa manera me sometieron y me pudieron llevar casi a rastras. Me aventaron en una celda muy pequeña de cemento, solo había una saliente de la pared que hacía las veces de cama, también de cemento y un foco de luz amarillenta que medio iluminaba el lugar. Uno de los polis me quitó las esposas y salió; cerraron una pesada puerta de metal que solo tenía una pequeña rendija que se abría desde afuera. En cuanto se fueron golpeé la puerta exigiendo que me dejaran salir, pero nadie respondió.

prostitucion de lujo relatos porno de prostitutas Un señor casi pelón, flaco, chaparro y con unas gafas que se sostenían de su prominente nariz con traje y sin corbata se levantó de un escritorio y le preguntó al poli: Y yo como una tonta chupa que te chupa, tenía unas ganas locas de que me jodiera y me sorprendía a mi misma gritando — — Fóllame ya, métemela de una vez — — Eso es lo que quería yo, que me lo pidieras, tómala toda… Me tiró en la alfombra, con un cojín bajo el culo, para levantar la pelvis y facilitar la penetración, apuntó su capullo y empezó a empujar, sin prostitucion de lujo relatos porno de prostitutas pero sin pausa. Aquel año apareció con un descapotable que quitaba el hipo. Lo sí me gusta es que me besen dos prostitutas prostitutas en blanes cuello y las orejas, siento rico. Estaba siendo doblemente penetrada, los otros dos se pusieron frente a mi y yo me turnaba en chuparles el pene a cada uno. Al llegar a mi destino le dije al taxista Disculpe, no tengo efectivo pero si usted quiere le puedo pagar de otra forma, mientras con una de mis manos le acariciaba su vega por encima de su pantalón.

Terminamos con un gran beso, entre ella y yo, compartiendo el poco semen que nos quedaba en nuestras bocas y caras. Al poco rato llego una camioneta con 4 tipos jovenes dentro. Se acercaron hacia mi, y me preguntaron que cuanto les cobraría por una fiestecita privada, entonces les di el precio y me dijeron que me darían el doble pero a condición que hiciera todo lo que ellos querían. Después de pensarlo por un momento, les dije que estaba bien pero si me daban un poco mas de dinero.

Entonces discutieron un rato y me dijeron que si. Yo me imaginaba que ahí iba a empezar todo pero ni me tocaron. Entonces de momento uno de ellos me empujo a la cama, caí en ella al darme vuelta vi que todos se estaban desnudando. Yo solo me quede ahí inmóvil pensando en lo que estaba por sucederme. Entonces se acerca a mi y puso su tranca a la altura de mi boca y me dijo que se la agarrara. Después de un rato, uno de ellos me empezó a escupir en mi vagina y empezó a tratar de meterme todos los dedos de su mano en mi rajita, luego me levanto e hizo que me sentara en su tranca y me la clave hasta el fondo.

Entonces otro se puso de frente a mi y con mucha fuerza también me la metió. Tenia dos trancas dentro de mi vagina al mismo tiempo. La verdad es que al principio me dolió un poco por la sorpresa, pero después mi vagina se dilato que fue algo muy placentero. Estaba siendo doblemente penetrada, los otros dos se pusieron frente a mi y yo me turnaba en chuparles el pene a cada uno.

Tuve tantos orgasmos que perdi la cuenta. Momentos después se separaron, me sentaron y tenia las cuatro trancas cerca de mi boca. Entonces uno a uno se empezaron a venir eyaculando en mi boca.

Yo excitada y asustada así lo hice, me trague la leche de los cuatro tipos. Terminado todo me pagaron muy bien yo ya estaba cansada, dos de ellos me fueron a dejar al lugar donde me habían encontrado. Al llegar, de nuevo repartí el dinero entre mis compañeras. Así que tome un taxi de regreso y le dije que me dejara en un parque que esta cerca de mi casa.

Durante el camino se me ocurrió una forma muy deliciosa de terminar la jornada. Al llegar a mi destino le dije al taxista Disculpe, no tengo efectivo pero si usted quiere le puedo pagar de otra forma, mientras con una de mis manos le acariciaba su vega por encima de su pantalón. Su silencio me lo dijo todo. Así que le saque su tranca y me esforcé por darle la mejor mamada de su vida. Cuando baje del taxi me puse a pensar en lo que habia hecho y recorde lo que habia visto decir a una prostituta en un noticiero de la telvision: Yo no represento y no tengo porque representar a las mujeres de este mundo.

Karin ya te he leído antes, y aunque algunas de tus descripciones son un poco toscas, al menos logras que uno lea todo hasta el final. A lo mejor si perseveras, podrías tener futuro como novelista erótica. Pero el sexo es mas que una cosa entrando en otra. Raro eres un caso raro pues las prostitutas odian hacer esto pero lo hacen por necesidad pero quiza estabas muy caliente esa noche.

Como dicen, para gustos colores, si esta es tu historia o es tu fantasía, no soy quien para jusgarte, en lo que a mi respecta, tu relato me agrada, y como dices, no tienes porque representar a todas las mujeres, son simplemente tus fantasías. Me causa morbo saber que puedes disfrutar de estas situaciones y te imagino en ellas.

Escorts y putas whatsapp en Tenerife: Valenciana Valladolid Vizcaya Zamora Zaragoza. Anuncios gratis en contactos de mujeres liberales, putas y scorts ceuta en Ceuta. Con una prostituta fetichista Todas las. Encuentra chicas para tener sexo ahora cerca de ti en la. Noticias de Alma, Corazón, Vida. Otros le han solicitado que les muerda los pezones con confianza.

Pues bien, a continuación te dejamos el relato íntegro transcripción Vice. Hice la preparatoria en Mexicali y quedé embarazada en el sexto semestre. Estuve tres meses como cajera en la Central de Autobuses, pero era muy poquito lo que me pagaban. Me cambié a trabajar de mesera en una fonda de tacos de carne asada, pero tampoco me salía mucho dinero. A cada rato mi mejor amiga me invitaba a trabajar con ella en el bar donde bailaba.

Me negué hasta que un día enfermó mi niño y tomé la decisión de trabajar de prostituta. Mi fantasía es tener sexo con dos hombres guapos al mismo tiempo. Hasta cuatro clientes a la vez han querido llevarme al cuarto, pero me da miedo, son muchos pitos. Odio a los hombres que huelen feo, a algunos hasta los he tenido que meter a bañar.

Recuerdo que el primero con el que me acosté estaba de buen ver, pero el segundo estaba viejito, 60 años; me dio asco. También los gordos me dan asco porque tienen el pito chiquito. En este tipo de trabajos hay clientes que les gustan cosas muy raras, como que les preste mi ropa interior: En otra ocasión me tocó un cliente que se desnudó y se puso boca abajo para que le echara cerveza en las nalgas.

Pero si me pagan tengo que hacerlo y lo hice. También en una ocasión un cliente de 70 años se puso a gatas y me pidió que con una mano lo cacheteara mientras que con la otra le metía los dedos en el ano. Lo que sí no soporto es que me besen los senos o la boca; algunas compañeras se dejan besar, pero yo no. A veces me piden el ano, pero ese nadie me lo toca.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *